La Catedral del Sagrado Corazón de Lahore, en Pakistán, acogió una vigilia de oración para pedir por Asia Bibi y Sawan Masih, encarcelados por blasfemia. El juicio contra Asia Bibi podría retomarse en breve según afirma su abogado.

Los rumores que hablan de que pronto se reanudará el juicio contra Asia Bibi en Pakistán han hecho que los líderes católicos y protestantes hayan organizado una vigilia de oración para pedir por ella y otros tres cristianos encarcelados, víctimas de la ley paquistaní sobre blasfemia. Asia Bibi, que lleva nueve años encarcelada, Sawan Masih, acusado en 2014 y los otros dos cristianos estaban presentes con unas fotos que se colocaron en el altar de la catedral.

La cita especial dedicada a la oración fue organizada por Mons. Joseph Arshad, arzobispo de Islamabad-Rawalpindi y presidente de la Conferencia episcopal pakistaní.

El prelado invitó a todos los cristianos a congregarse para pedir por las víctimas de la intolerancia religiosa y en un comunicado enumeró los diversos episodios de violencia que han tenido como blanco a la minoría cristiana.

El 22 de abril pasado, Saqib Nisar, el presidente de la Corte suprema de Pakistán, dijo a Saiful Malook, abogado de Asia, que se ocupará de la apelación de la mujer condenada a la horca por presunto ultraje al islam en el año 2010. “Estate preparado, Saiful –le habría confiado– porque pronto fijaré audiencia y yo mismo presidiré el proceso”.

La semana próxima, la Alta Corte dará inicio a una audiencia del caso de Sawan Masih, quien aguarda la sentencia tras haber apelado la pena de muerte, impuesta en 2014

Nadeem Anthony, un abogado cristiano que se ocupa de la defensa en casos de blasfemia, deposita su esperanza en el juez supremo. Y ha afirmado: “El presidente actual de la Corte habla de manera explícita y valiente. Esperemos que la justicia prevalezca, en caso de que la audiencia de apelación sea conducida por él. La información presentada al iniciarse el caso es falsa. Es un caso que no existe”.

Mientras tanto, la semana próxima, la Alta Corte dará inicio a una audiencia del caso de Sawan Masih, quien aguarda la sentencia tras haber apelado la pena de muerte, que le fuera infligida en 2014. Para Mons. Sebastian Francis Shaw, arzobispo de Lahore, la mayor parte de los cristianos inculpados de blasfemia son inocentes. “Estamos aquí reunidos, con gran dolor –declaró el lunes– para rezar por la libertad de los cristianos perseguidos a causa de su fe. Habitualmente el Estado instituye comisiones para indagar estas acusaciones, las cuales, sin embargo, terminan por empañar las verdaderas cuestiones. Quizás ha llegado la hora de desafiar al Estado”.

Junto a Mons. Shaw, otros cinco sacerdotes católicos y seis pastores protestantes encendieron una vela en recuerdo de Asia y de los otros cristianos prisioneros. Mons. Mano Rumalshah, obispo emérito de la Church of Pakistan (protestante), reafirmó que “no es la primera vez que nos congregamos con el corazón quebrado. Es una vergüenza que los fieles se degüellen mutuamente para afirmar la propia superioridad. Debemos derribar las barreras entre las diferentes misiones e Iglesias. Tenemos que envejecer tocando a las puertas de un gobierno que no toma medidas, y que sólo se limita a ofrecer un consuelo provisorio”.

Tags:
Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *