Mediante un comunicado el Arzobispado de Trujillo invocó a las autoridades a promover campañas contra el mal en la región La Libertad y dispuso que la comunión se imparta en la mano y ya no en la boca durante las misas que se oficien en el departamento. Como si eso fuese a ayudar en algo.

Respecto a la incidencia de la enfermedad en nuestro país, el Ministerio de Salud (MINSA) informó que “en 2016 tuvimos 168 casos hospitalizados. En 2016, de enero a abril, fueron 22 personas enfermas con este síndrome; y en 2017 fueron 24”.
En el presente año los pacientes identificados con esta enfermedad son 32, dos en el Hospital Militar y además ocho casos en Essalud, “lo que contabiliza 42 personas con el síndrome de Guillain-Barré”… La ministra de este sector aseguró que un grupo especializado en salud ha recogido muestras de todos los pacientes sospechosos a fin de encontrar la causa del aumento de casos. Por ejemplo, en el 2017, la causa principal fue el virus del zika (en donde también se las tomaron contra la comunión en la boca).

Según el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC) señaló que podría estar relacionado al enterovirus, que ingresa por el sistema digestivo y ataca el intestino. Según el último reporte de la Geresa de La Libertad, este mal fue detectado en seis casos diagnosticados con el síndrome de Guillain-Barré. El enterovirus, al igual que todas las enfermedades gastrointestinales, se transmite por la mala higiene y el consumo de alimentos en mal estado. Una vez dentro del organismo, sus síntomas incluyen fiebre, tos, estornudos, malestar general y diarreas por dos o tres días consecutivos. Sin embargo, haber contraído el enterovirus no siempre desencadena el síndrome de Guillain-Barré. Según Miguel Villavicencio, neurólogo del hospital Dos de Mayo, esta afección está relacionada con una gama múltiple de virus y bacterias y su desarrollo depende del grado de respuesta de cada persona ante la presencia de ambos factores.

Aunque algunas fuentes varían los números lo cierto es que no es para alarmarse; este síndrome no es una enfermedad nueva y de rápida y fácil propagación. Una de las armas más eficaces contra este mal es la higiene, es decir, el constante lavado de manos y de los alimentos, según señaló la misma ministra de Salud, Silvia Pessah.

“Las recomendaciones son lavado de manos frecuente, especialmente aquellas personas que tengan alguna infección respiratoria o digestiva, evitar comer en lugares de dudosa higiene y lavar los alimentos”, sostuvo.

Dijo, además, que se debe evitar acumular agua en floreros y maceteros para eliminar la presencia de mosquitos y zancudos. En el comunicado de la Sociedad Peruana de Neurología se señala que el síndrome de Guillain-Barré es poco frecuente, tiene presentación de carácter estacional y no es contagioso.

Resultado de imagen para mons cabrejos
Mons. Miguel Cabrejos

Frente a esto, el presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Miguel Cabrejos, arzobispo de Trujillo, dispuso que la comunión se imparta en la mano y ya no en la boca durante las misas que se oficien en el departamento.

Resultado de imagen para mons cabrejos andino

“Mientras dure esta etapa de emergencia pedimos a los sacerdotes que impartan la sagrada comunión en la mano”, indicó el obispo en un comunicado que se ha impuesto como pedido explícito del arzobispo en todas las parroquias que le están sujetas.

Sin embargo, muchos católicos se están cuestionando sobre esta medida tan precipitada aparentemente sin mayor fundamento, ya que, por un lado, el brote está siendo bien controlado, y por otro, porque las causas de los contagios que hasta el momento se han dado están bastante lejos a la tradicional forma en que se recibe la Sagrada Comunión. Es bien conocida la tendencia del obispo de relacionarse con el sector más progresista y de izquierda del país alejándose de las prácticas tradicionales del catolicismo. Algunos critican la aparente falta de sentido común en tal medida, por la siguiente razón:

Tradicional comunión en la boca:

El sacerdote, atendiendo a las recomendaciones litúrgicas, se lava bien las manos antes de impartir la Sagrada Hostia directamente en la boca del fiel. Por lo general casi nunca llega a tocar ni sus labios.

Reciente y moderna forma de comunión en la mano:

El sacerdote deposita la Sagrada Hostia en la mano del fiel. Este, si tiene el mínimo de formación, sabrá que la Iglesia lo obliga a consumir hasta las partículas que quedan de la Hostia en sus manos, ya que en estas está presente el Cuerpo y la Sangre de Cristo entero. Algunos mojan su dedo índice con saliva y pegando las partículas con la punta de su dedo las llevan a su boca cuantas veces sea necesario. Otros prefieren lamer su mano.

Resultado de imagen para comunión en la mano

Como se podrá dar cuenta el lector, los riesgos aumentan en la segunda forma y disminuyen en la primera teniendo en cuenta las recomendaciones antes señaladas por los mencionados organismos de la salud. Esto sin mencionar que hay un grueso de fieles que recibe la Comunión en la mano y deja caer las partículas al piso ¿Dónde quedó el tradicional amor a la Santísima Eucaristía? ciertamente el sentido común es el menos común de los sentidos.

Resultado de imagen para comunión en la mano

Categories: Iglesia

Leave a Reply