Santos Proto y Jacinto mártires durante la persecución de Valeriano (257-9)

Chiesa dei SS. Proto e Giacinto – Cavallari em Pizzoli – afresco

Mártires durante la persecución de Valeriano (257-9). El día de su conmemoración anual se menciona en el “Depositio Martyrum” en la cronografía del 354 (Ruinart, “Acta martyrum”, ed.Tatisbon, 632) bajo el 11 de septiembre. La cronografía también menciona sus tumbas, en el Coemeterium de Basila en la Vía Salaria, después de la Catacumba de San Hermes. Los Itinerarios y otras autoridades primitivas dan este lugar de entierro (De Rossi, “Roma sotterranea”, I, 176-7). En 1845 el Padre Marchi descubrió la todavía imperturbada tumba de San Jacinto en una cripta de la antedicha catacumba. Era un nicho cuadrado y pequeño en el que estaban depositados las cenizas y fragmentos de huesos quemados, envueltos en restos de costosas telas (Marchi, “Monumenti primitivi: I, Architettura della Roma sotterranea cristina”, Roma, 1844, 238 sqq., 264 sqq.). Evidentemente el santo había sido quemado; probablemente, ambos mártires sufrieron muerte por el fuego. El nicho estaba cerrado por una plancha de mármol similar a la usada para cerrar un loculus, y llevaba la inscripción original que confirmaba la fecha en el martiriologioantiguo:

D P III IDUS SEPTEBR YACINTHUS MARTYR (Enterrado el 11 de septiembre, Jacinto Mártir)

En la misma cámara se encontraron los fragmentos de un arquitrabe perteneciente a una decoración posterior, con las palabras,: . . . S E P U L C R U M P R O T I M (artyris). . . (Sepulcro del Mártir Proto).

Así que ambos mártires fueron sepultados en la misma cripta. El Papa San Dámaso I escribió un epitafio en honor de los dos mártires, parte del cual todavía existe (Ihm, “Damasi epigrammata”, 52, 49). En el epitafio Dámaso llama hermanos a Proto y a Jacinto. Cuando el Papa San León IV (847-55) trasladó los huesos de un gran número de mártires romanos a las iglesias de Roma, las reliquias de estos dos santos también debían ser trasladadas; pero, probablemente, a causa de la devastación de la cámara sepulcral, sólo la tumba de San Proto fue encontrada. Sus huesos fueron transferidos a San Salvatore en el Palatino. Los restos de San Jacinto fueron ubicados (1849) en la capilla de la Propaganda. Más tarde las tumbas de los dos santos y una escalera construida al final del siglo IV fueron descubiertas y restauradas.

Proto, Jacinto y Eugenia

La tradición recuerda que Proto y Jacinto eran criados de una noble romana llamada Eugenia y que viajaron con el séquito del padre de ésta, senador romano, a Alejandría, donde tuvieron noticia de la religión cristiana y se convirtieron junto con Eugenia. Proto y Jacinto ingresaron en el monasterio del Obispo Heleno, de donde salieron para regresar a Roma y dedicarse a la predicación y al cuidado de otros hermanos de religión. La persecución generalizada de Valeriano -Croiset dice que fue en tiempo de Galiano- a la nueva religión les dio la oportunidad de morir por su fe. Enterrados en la misma cripta, sus restos fueron descubiertos y trasladados a la iglesia de San Salvador en el Palatino -al igual que muchas otras reliquias- en tiempo del papa León IV.

 

 

 

FUENTES:

ALLARD, Rome souterraine (2nd ed., Paris, 1877), 529 sqq.; MARUCCHI, Les catacombes romaines (2nd ed., Rome, 1903), 480 sqq.; Nuovo Bull. di arch. crist. (1895), 11 sqq.; (1898), 77 sqq.; Bibliotheca hagiographica latina, II, 1015; DUFOURCQ, Les Gesta martyrum romains, I, 222sq. J.P. KIRSCH. Según http://ec.aciprensa.com/wiki/Santos_Proto_y_Jacinto.

http://www.funjdiaz.net/almanaque/ficha.php?id=911

Categories: Santoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *