08 de Marzo. Portugués de origen, fue san Juan de Dios, primero pastor y comerciante, y luego soldado. Convertido hacia la edad de cuarenta años, se consagró al cuidado de los dementes y se mostró en esta ingrata tarea verdadero innovador, al mismo tiempo que un santo de heroísmo sobrehumano. Fundó la Orden de los Hermanos Hospitalarios que lleva su nombre y que fue reconocida oficialmente en 1586. Murió san Juan en Granada el 8 de Marzo de 1550. León XIII le declaró patrono de enfermos y enfermeros.

Nacido en Montemayor el Nuevo, Portugal, el 8 de Marzo de 1495, de devotos padres Cristianos; muerto en Granada, el 8 de Marzo de 1550. Las maravillas que acompañaron el nacimiento del santo anunciaban una vida polifacética en sus intereses, pero dominada de principio a fin por la fidelidad implícita a la gracia de Dios. Un sacerdote español a quien siguió a Oropesa, España, a sus nueve años lo dejó a cargo del principal pastor del lugar, de quien gradualmente se hizo querer por medio de su puntualidad y fidelidad en el servicio, así como su piedad ardiente. Cuando había llegado a la edad viril, para escapar al bien intencionado, pero persistente, ofrecimiento de su maestro de casarlo con su hija, Juan ingresó por un tiempo al servicio del ejército de Carlos V, y a la renovación de la propuesta se alistó en un regimiento de camino a Austria para combatir con los Turcos. Años sucesivos lo encontraron primero en su lugar de nacimiento, entristecido por las noticias de la muerte prematura de su madre, quien había estado al tanto de su misteriosa desaparición; luego como pastor en Sevilla y aún después en Gibraltar, en el camino a Africa, a redimir con su libertad a los Cristianos mantenidos cautivos por los Moros. Acompañó a Africa a una familia portuguesa expulsada del país, a quienes la caridad lo impulsó a ofrecer sus servicios. Por consejo de su confesor, pronto regresó a Gibraltar, donde, en tan corto tiempo como había transcurrido desde la invención de la imprenta, inauguró el Apostolado de la página impresa, haciendo el recorrido de los pueblos y aldeas alrededor de Gibraltar, vendiendo libros y cuadros religiosos, prácticamente sin ningún margen de utilidad, para ponerlos al alcance de todos.

Fue durante este período de su vida que se dice habérsele concedido la visión del Niño Jesús, Quien le confirió el nombre por el que fue conocido más tarde, Juan de Dios, mandándolo también ir a Granada. Allí quedó tan impresionado por la predicación del Bienaventurado Juan de Avila, que distribuyó sus bienes terrenales y fue a través de las calles de la ciudad, dándose golpes de pecho y clamando la misericordia de Dios. Por algún tiempo su cordura fue puesta en duda por la gente y fue tratado como un loco, hasta que el celoso predicador lo obligó a desistir de sus lamentaciones y adoptar otro método de reparar por su vida pasada. Entonces hizo una peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, donde le fue revelada por la Virgen Bendita la naturaleza de su vocación. De regreso a Granada se consagró al servicio de los enfermos y los pobres, arrendando una casa donde cuidar de ellos y después proveyéndola de todo lo necesario, buscó en la ciudad a todos aquellos afligidos por cualquier enfermedad, cargando sobre sus hombros a los impedidos para caminar. Por algún tiempo estuvo solo en su trabajo caritativo buscando por la noche las provisiones necesarias, y durante el día atendiendo escrupulosamente a las necesidades de sus pacientes y los ocasionales del hospital; pero pronto recibió la colaboración de sacerdotes y médicos caritativos. Muchas hermosas historias se cuentan de los huéspedes celestiales que lo visitaban durante los primeros días de hercúleas faenas, que eran aligeradas a veces por San Rafael en persona. Para poner término a su costumbre de intercambiar su manto con cualquier pordiosero que tuviera ocasión de encontrarse, Don Sebastián Ramírez, Obispo de Tuy, había hecho para él un hábito, que fue más tarde adoptado en todas sus necesidades como atuendo religioso de sus seguidores, y le impuso para siempre el nombre dado por el Niño Jesús, Juan de Dios. Los primeros dos compañeros del santo, Antonio Martín y Pedro Velasco, una vez enemigos implacables que habían escandalizado a todo Granada con sus disputas y disipaciones, fueron convertidos por medio de sus oraciones y formaron el núcleo de una formidable congregación. El primero avanzó tanto en el camino de la perfección, que el santo en su lecho de muerte lo recomendó a sus seguidores como su sucesor en el gobierno de la orden. El otro, Pedro el Pecador, como él mismo se llamaba, llegó a ser un modelo de humildad y caridad. Entre los muchos milagros que se cuentan del santo, el más famoso es el conmemorado en el Oficio de su fiesta, su rescate de todos los enfermos durante un incendio en el Gran Hospital de Granada, pasando ileso él mismo a través de las llamas. Su caridad sin límite se extendía a viudas y huérfanos, a los desempleados, estudiantes pobres, y mujeres perdidas. Luego de trece años de severa mortificación, incesante oración, y dedicación a sus pacientes, murió en medio de las expresiones de dolor de todos los habitantes de Granada. Su última enfermedad había sido consecuencia de un heroico pero inútil esfuerzo por salvar a un joven de perecer ahogado. Los magistrados y la nobleza de la ciudad se arremolinaron alrededor de su lecho de muerte para expresar su gratitud por sus servicios a los pobres, y fue sepultado con la pompa usualmente reservada a los príncipes. Fue beatificado por Urbano VIII, el 21 de Septiembre de 1638, y canonizado por Alejandro VIII el 16 de Octubre de 1690. El Papa León XIII hizo a San Juan de Dios patrono de los hospitales y de los moribundos. (Ver también HERMANOS HOSPITALARIOS DE SAN JUAN DE DIOS).

Acta SS. 1 March, I, 813: De CASTRO, Miraculosa vida y santas obras del. b. Juan Dios (Granada, 1588); GIRARD DE VILLE-THIERY, vie de s. Dieu (Paris, 1691); BUTLER, lives of the Saints, 8 March; BEISSEL in Kircheslex., s.v. Johannes von Gott.

Escrito por F.M. RUDGE

Transcrito por Joseph P. Thomas

En memoria de Fr. George Kanatt M.C.B.S.

Traducido del Inglés por Daniel Reyes V.

Tomado de Enciclopedia Católica

Categories: Santoral

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.