Live Action ha sacado a la luz un nuevo informe que demostraría que Planned Parenthood encubría abusos sexuales infantiles y tráfico sexual. El informe presenta casi dos décadas de investigaciones y contiene testimonios de ex empleados de la empresa y de víctimas.

El grupo de investigación Live Action, que sacó en 2011 un metraje sobre el encubrimiento de abusos sexuales infantiles por parte de Planned Parenthood, aporta un nuevo informe en el que que alega que el silencio por parte de la empresa se ha dado en varios lugares del país.

Bajo el título Aiding Abusers: Planned Parenthood’s Cover-Up of Child Sexual Abuse, el equipo presenta casi dos décadas de investigación y contiene testimonios de ex empleados de Planned Parenthood, casos judiciales en los que se acusó a Planned Parenthood de negligencia por no informar sospechas de abuso, imágenes de vídeo encubiertas de investigaciones anteriores y declaraciones de mujeres cuyo abuso no fue denunciado a las autoridades por parte de la empresa.

La organización estadounidense provida ha solicitado al Congreso una investigación para determinar desde cuándo se lleva dando este problema y para que se eliminen todos los ingresos públicos que recibe.

El informe cita numerosos ejemplos de niñas que estaban por debajo de la edad de consentimiento y que fueron llevadas a una clínica para abortar

Planned Parenthood tiene la obligación legal de informar a las autoridades de todas las sospechas de abuso infantil ya que es beneficiario de los “fondos del Título X”. Aun así, el informe deja claro que, debido a que los casos del informe abarcan muchos años de investigación, “se desconoce” si el centro en ese momento “recibía la subvención del Título X”, y señala además que los casos solo se conocen porque alguien ajeno a la empresa habló en su día abiertamente, lo que provocó que comenzase esta investigación.

El informe cita numerosos ejemplos de niñas que estaban por debajo de la edad de consentimiento y que fueron llevadas a una clínica para abortar. Niñas de 12 y 13 años a las que practicaron abortos, tras quedarse embarazadas como consecuencia de abusos, que no fueron reportados a las autoridades, según Live Action.

LOS TESTIMONIOS

Los ejemplos en el informe no están localizados en ninguna región en particular del país, y algunos de los casos datan de décadas atrás.

En 2004, una mujer de 16 años llamada Denise Fairbanks fue llevada a una clínica de Planned Parenthood en Ohio después de quedarse embarazada como consecuencia de un abuso sexual por parte de su padre.

A pesar de que Fairbanks le dijo a tres empleados de Planned Parenthood que había sido forzada a tener relaciones sexuales, no se informó a las autoridades, según el informe que presenta Live Action, y la enviaron de nuevo a la casa de su padre, donde continuaron los abusos.

El padre fue arrestado un año y medio más tarde, cuando su entrenador de baloncesto descubrió el abuso. Más tarde presentó una demanda civil en 2007, y se estableció en 2012.

Un empleado de Planned Parenthood aconsejó a la víctima que no tuviera relaciones sexuales durante tres semanas después de su aborto. Su padre continuó con las violaciones y se quedó embarazada otra vez

En dicho documento se citan situaciones similares en el estado de Washington, Arizona, California y Colorado. En el caso de Colorado, un empleado de Planned Parenthood dijo que “tener 13 años y estar embarazada no es señal de advertencia” de abuso sexual. La edad de consentimiento en Colorado es de 17 años.

En 2010, una niña de 13 años de California se sometió a un aborto en Planned Parenthood después de quedar embarazada cuando su padre, Edgar Ramírez, la violó repetidamente. Ella les dijo a los trabajadores de la clínica que se había quedado embarazada de un novio inventado. La edad de consentimiento en California es 18. Es ilegal en el estado tener contacto sexual con un menor, a menos que una persona esté casada con ese menor.

En lugar de ir a las autoridades, dice el informe, un empleado de Planned Parenthood aconsejó a la víctima que se abstuviera de tener relaciones sexuales durante tres semanas después de su aborto. Su padre continuó con las violaciones, y se quedó embarazada, otra vez, unos meses más tarde.

Esta vez, según el informe, Planned Parenthood le practicó el aborto y además le dio un DIU para evitar más embarazos. Ramírez finalmente fue arrestado después de que una de sus otras hijas denunció su abuso a la policía.

El testimonio de los antiguos empleados, incluidos los administradores de algunas clínicas, dios a entender que existía una indiferencia ante la obligación legal de denunciar los abusos.

Sue Thayer, ex gerente de Planned Parenthood de Storm Lake, en Iowa, admitió que si vieron “un caso de abuso cuestionable o seguro” no denunciaron “simplemente porque no querían tener problemas”, como el enfado del novio o del padre de la chica. “Más de una vez me dijeron que no era denunciable, que no necesitaba llamar a las autoridades”, admite.

Monica Cline, una ex educadora de salud que ayudó a formar a los empleados de Planned Parenthood en el suroeste, dijo que los empleados habían adoptado una política de “no pregunten, no digan” en la que se no preguntaban la edad de la pareja sexual de la joven para que no tener que denunciar.

“Volví a mi oficina y le dije a mi supervisor, escuche, estoy tratando de enseñarles los conceptos clave sobre el Título X, están admitiendo que no van a informar (a las autoridades) de casos de violación legal”, dijo Cline.

Un estudio de 2014 realizado por el Instituto Beazley de Salud y Derecho de la Universidad Loyola de Chicago encontró que aparte de las salas de emergencia, las ubicaciones de planificación familiar fueron las instalaciones más visitadas por las víctimas de la trata. Una víctima de trata entrevistada para ese informe dijo que Planned Parenthood “no hizo ninguna pregunta” que hubiera revelado el abuso, según recoge Catholic News Agency.

UNA DOCUSERIE DEL CASO

Este informe es el primero de la docuserie que va a sacar a la luz Live Action sobre este tema. El primer vídeo proporciona una introducción al proyecto y una visión general de lo que se verá en sus futuras entregas, incluidos los casos documentados, el testimonio de antiguos expertos de la industria del aborto, dos de las investigaciones encubiertas previas de Live Action, las mentiras que Planned Parenthood ha dicho en respuesta a las acusaciones, y qué consecuencias ha enfrentado el personal implicado, en su caso.

Live Action también ha publicado la segunda parte de la serie bajo el título “Casos registrados” en la que detalla  cómo se negó el gigante del aborto a informar sobre niñas, de tan solo 12 años, que iban para abortar y permitió a sus abusadores seguir violando.

Las investigaciones anteriores de Live Action, que salen en la nueva serie, filmaron a los funcionarios de Planned Parenthood en ocho instalaciones dispuestas a ayudar a encubrir el abuso sexual y a los funcionarios de siete centros dispuestos a ayudar a los traficantes de menores, según la información que aporta LifeSiteNews.

Artículo de Actuall

Categories: Mundo

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.