Un nuevo enfrentamiento entre agentes de la Policía Nacional y un grupo de manifestantes críticos con el Gobierno izquierdista ha dejado un muerto y más de 10 heridos en el norte de Nicaragua y propició la intervención de sacerdotes locales, que mediaron por un cese a la violencia.

Según vídeos publicados en medios locales de comunicación y redes sociales, así como denuncias de vecinos, los policías antidisturbios dispararon con armas de fuego y bombas lacrimógenas, en tanto los manifestantes, que estaban en las calles pidiendo justicia y el cese de la represión, se defendían con piedras, palos y morteros de fabricación artesanal.

Los civiles heridos fueron atendidos en la catedral de San Pedro Apóstol de Matagalpa, el sacerdote Óscar Escoto, de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe. Los heridos, más de 10, fueron llevados a la catedral de esa ciudad y luego trasladados a una clínica, indicó.

En medio de esos enfrentamientos, los sacerdotes Óscar Escoto, César Corrales, Denis Martínez y Sadiel Eugarrio mediaron y pidieron el cese de la violencia.

“Lo que estamos haciendo es un llamado a la calma y a la Policía también le hemos pedido que se repliegue, ya que aquí los que están saliendo afectados son los bolsillos de los nicaragüenses”, dijo Eugarrio a periodistas. “La gente está protestando, pero necesitamos también mediar para que no haya derramamiento de sangre. Es lo que pide la Iglesia”, añadió.

Nicaragua cumple hoy 28 días de una crisis que ha dejado entre 54 y 65 muertos, según cifras de organizaciones humanitarias que no incluyen el deceso de este martes en el municipio de Metagalpa.

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *