Los ministros de Exteriores de Turquía, Irán y Rusia se reunieron este sábado en Moscú para continuar las conversaciones sobre un alto el fuego en Siria.

El canciller Sergei Lavrov afirmó hoy que Rusia, Irán y Turquía harán frente a los intentos de minar el proceso de arreglo al conflicto en el país árabe, al término de una reunión con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, e iraní, Mohamad Yavad Zarif.

El jefe de la diplomacia rusa aseguró que los tres países acordaron hoy “pasos concretos” para impulsar, “colectiva e individualmente”, el arreglo en Siria.

“Al mismo tiempo, hemos destacado que vamos a hacer frente a los intentos de minar nuestro trabajo conjunto”, dijo Lavrov en una rueda de prensa, acompañado por sus homólogos turco e iraní.

El ministro ruso de Exteriores calificó de “extremadamente destructivas” las declaraciones de algunos representantes de los grupos armados, que exigen el cumplimiento de condiciones previas para el arreglo del conflicto y la celebración de negociaciones políticas.

“Como condiciones previas plantean el cambio de régimen, que los dirigentes de la República Árabe Siria sean juzgados como criminales de guerra”, explicó.

Según Lavrov, estas exigencias buscan “entorpecer al máximo” los esfuerzos en pos de la reanudación del proceso negociador.

“Debemos constatar los continuos intentos de poner trabas al diálogo entre los sirios, obstaculizar la formación del comité constitucional”, insistió.

El canciller ruso recordó que la decisión de crear este comité la aprobaron los participantes del Congreso de Diálogo Nacional sirio, que se desarrolló a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi, y la apoyaron el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

No obstante, “los sucesos de las últimas semanas muestran que no todos quieren la paz en Siria”, lamentó.

“Mientras creamos y construimos, ciertos colegas intentan destruir los resultados de los esfuerzos constructivos comunes, sin detenerse ante las violaciones del derecho internacional, como sucedió durante el ataque contra Siria de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido el pasado 14 de abril”, aseveró Lavrov.

El ministro ruso resaltó que “los ataques de misiles efectuados contra el Estado soberano sirio no solo dispararon la tensión en el país y en el escenario internacional, sino golpearon las perspectivas de un avance inmediato en el proceso de paz”.

En este contexto, exhortó a acordar cuanto antes medidas colectivas en el marco de las consultas de Astaná para continuar “avanzando hacia la paz y la normalización en Siria en estas condiciones sumamente difíciles”.

En enero de 2017, las autoridades de Ankara, Teherán y Moscú iniciaron un proceso de conversaciones sobre Siria en la capital de Kazajistán, con el objetivo de lograr un alto el fuego permanente.

El pasado 4 de abril, los presidentes de los tres países celebraron una cumbre trilateral en Ankara para avanzar en las “zonas de distensión” acordadas como un paso hacia una solución política al conflicto.

La solución se busca en dos plataformas, la de Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, y la de Astaná, copatrocinada por Rusia, Turquía e Irán.

A principios de abril, el enviado especial del Kremlin para Siria, Alexandr Lavrentiev, comunicó que la novena ronda de las consultas sobre Siria en la capital kazaja está prevista para el 14 y 15 de mayo.

Artículo de SOS Cristianos en Siria

Categories: Mundo

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.