Las viejas enfermedades venéreas –que se habían reducido- se están cebando entre los varones LGTB de EEUU, con récord de infecciones. ¿Causa?, la promiscuidad de esas personas. ¿Consecuencia? Que las bacterias de sífilis y gonorrea se hacen resistentes a los fármacos.

Hay otra consecuencia no menos inquietante del record de enfermedades venéreas: que comienza a contagiarse a mujeres y bebés, por las relaciones de los varones bisexuales con hembras.

Lo cierto es que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés) advierte de que se han producido más de dos millones de casos de clamidia, gonorrea y sífilis en todo el país en 2016, récord histórico en Estados Unidos, según informa Life Site News. 

Entre los más afectados, los homosexuales, bisexuales y miembros de los colectivos LGTBI, debido fundamentalmente a su estilo de vida, las relaciones promiscuas que tienen y la falta de medidas de prevención.

La mayoría de los nuevos casos diagnosticados (1,6 millones) fueron de clamidia que afecta a ambos sexos. Pero los hombres homosexuales y bisexuales encabezan las estadísticas tanto en la gonorrea como en la sífilis.

Mientras que la gonorrea aumentó entre los hombres y las mujeres en 2016 (a 470.000 casos), los incrementos más notables se dieron entre varones en un 22 por ciento.

Lo peor no es eso. Lo peor es la resistencia a los fármacos de la gonorrea, lo que convierte a la comunidad LGTB en carne de cañón para esta infección.

También la sífilis se ceba en el colectivo de varones con conducta homosexual. Según el informe del Centro de Control de Enfermedades “los hombres homosexuales constituyen la mayoría de los casos de sífilis, y la mitad de ellos también vivían con el VIH, señalando la necesidad de integrar los servicios de prevención y atención de las ETS y el VIH”.

Las tasas de sífilis aumentaron en general de 2015 a 2016 en casi un 18% a casi 28.000. La mayoría entre varones –con relaciones gays y bisexuales-.

Aunque, además, la epidemia también comienza a darse cada vez más entre mujeres y bebés, ya que las primeras se contagian con varones bisexuales.

Más de 40 recién nacidos han fallecido debido a sífilis congénita, transmitida por sus madres

El informe alerta de un incremento del 36% de sífilis entre las mujeres y del 28% de aumento  entre los recién nacidos –la llamada sífilis congénita-. Lo que se ha traducido en mortandad: Más de 40 muertes y graves complicaciones de salud entre los recién nacidos.

Gail Bolan, directora de la División de prevención de enfermedades de transmisión sexual de los CDC, dijo: “Cada bebé nacido con sífilis representa un trágico fracaso de los sistemas” afirma Gail Bolan directora de la División de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Y añade: “Todo lo que se necesita es una simple prueba de STD y tratamiento antibiótico para prevenir esta enorme angustia y ayudar a asegurar un comienzo saludable para la próxima generación de estadounidenses”.

Todo esto tipo de enfermedades por transmisión sexual se pueden curar con antibióticos, pero si permanecen sin diagnosticar y sin tratamiento, pueden tener serias consecuencias para la salud. Estos incluyen la infertilidad, el embarazo ectópico que pone en peligro la vida, la muerte fetal infantil y el aumento del riesgo de transmisión del VIH.

Resultado de imagen para celebración de la fiestas gay

FUENTE ACTUAL

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *