La primera reunión de revisión del Papa Francisco con la Pontificia Academia para la Vida, no alivió la preocupación por el futuro de los pro-vida, ya que el nuevo enfoque del Vaticano para la Pontificia Academia para la Vida (PAV) pasará del aborto y la bioética a incluir la inmigración y el medio ambiente.

Por Lisa Bourne. LifeSiteNews.

Ciudad del Vaticano, Octubre 9, 2017 (LifeSiteNews) – La primera reunión de revisión del Papa Francisco con la Pontificia Academia para la Vida, no alivió la preocupación por el futuro de los pro-vida, ya que el nuevo enfoque del Vaticano para la Pontificia Academia para la Vida (PAV) pasará del aborto y la bioética a incluir la inmigración y el medio ambiente.

Algunos dicen que la Academia “se ha perdido”, que los cambios hechos por el Papa “difieren drásticamente” de lo fundado por el Papa Juan Pablo II, o que son un “ataque” al mandato de la Academia pro-vida.

También cuestionan una aparente nueva priorización de lo temporal.

“Es obvio que ser ‘pro-vida’ significa, incluso para la academia, reconsiderar el valor semántico del término vida, que no puede reducirse a una perspectiva que es exclusivamente bioética”, dijo el presidente de la Academia, el arzobispo Vincenzo Paglia en una conferencia de prensa.

“Si tenemos que ser pro-vida, debemos serlo siempre, en todos los sentidos y en todas partes pro-vida”, continuó, según un informe de C-FAM, citando al Papa Francisco.

Vincenzo-Paglia_810_500_55_s_c1

Paglia también dijo que no había planes para celebrar el 50 aniversario de la encíclica papal Humanae Vitae el próximo año.

Más bien, la Academia está abriendo “nuevas fronteras para el debate”, dijo, mencionando en particular el medio ambiente, la inmigración y el control de armas.

La sesión inaugural de la renovada PAV, con el tema “Acompañando la vida. Nuevas responsabilidades en la era tecnológica”, fue “exigente y al mismo tiempo necesaria”, dijo el Papa. La sesión, dijo, fue convocada para abordar “los desarrollos tecnológicos recientes de las ciencias de la vida” en lo que se refiere al “humanismo global”.

Y mientras que el Papa Francisco pronunció un “discurso poderoso e inequívoco” ante la reunión de la PAV el jueves en el cual él claramente instó a la oposición a la ideología de género, las preocupaciones y críticas permanecieron entre los principales grupos pro-vida y familiares.

“La reformada Pontificia Academia para la Vida parece preocuparse principalmente con el “humanismo global”, dijo María Madise, directora internacional de la Sociedad para la Protección de los Niños No-nacidos y representante de la Voz de la Familia. “Los desafíos nuevos y ‘más amplios’ de la Academia, presentados por el Papa Francisco y retomados por el presidente de la Academia Arzobispo Vincenzo Paglia, incluyen la lucha contra la ideología de género, pero también la lucha contra la pobreza, la soledad, el culto a sí mismo, la falta de consideración ambiental, de hecho casi todo lo que puede afectar la vida humana de una manera u otra”.

“Este nuevo programa parece diferir drásticamente del enfoque anterior de la Academia”, dijo Madise, “quien se expresó sobre el llamamiento de su fundador, Juan Pablo II, por “una movilización general de las conciencias y un esfuerzo ético unido para activar una gran campaña en apoyo de la vida”.

El presidente del Instituto de Lepanto, Michael Hichborn, dijo: “La reestructura de la Pontificia Academia para la Vida es sin embargo otra manera en que el diablo pone bajo tierra las mayores abominaciones de nuestra época”.

“Los crímenes del aborto, la eutanasia, la anticoncepción y la homosexualidad, que el Papa Juan Pablo II llamó ‘la cultura de la muerte’, superan por mucho las preocupaciones sobre inmigración, el medio ambiente y la pobreza material”, dijo a LifeSiteNews. “Y, sin embargo, este pontificado ha visto encajar nuevamente las aguas y debilitar la resolución cristiana de defender lo sagrado de la vida humana y la santidad de la familia”.

“El Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, y la Pontificia Academia para la Ciencia, ya existen con el propósito de abordar asuntos relacionados con el reasentamiento de refugiados y el llamado cambio climático”, señaló Hichborn, “por lo que este cambio sólo puede interpretarse como un ataque al mandato original de la PAV”.

 La historia

La Pontificia Academia para la Vida (PAV) fue fundada en 1994 por el Papa San Juan Pablo II y por el Profesor Jeróme Lejeune para promover y defender la vida en las áreas específicas de la bioética y la teología moral católica.

La misión de la academia, antes considerada la base principal del Vaticano para las auténticas voces pro-vida en la Iglesia, abarcaba los temas de la procreación, la fertilización in vitro, la terapia de genes, la eutanasia y el aborto.

El Papa Francisco nombró 45 nuevos miembros ordinarios y cinco miembros honorarios a la Academia en junio.

De los nuevos nombrados, sólo 28 de los 139 miembros anteriores fueron renombrados. Hay 23 nuevos miembros después de que 112 miembros anteriores, incluyendo académicos y miembros fundadores elegidos por Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI, no fueron invitados.

Entre los miembros que no fueron reelegidos están importantes voces pro-vida, y también algunos que también han sido críticos de la agenda del Papa.

El Papa emitió nuevos estatutos para la PAV el pasado mes de noviembre, en los que ya no se obligaba a los miembros a firmar una declaración de que mantenían las enseñanzas pro-vida de la Iglesia, sino que también amplió el mandato de la PAV para incluir un enfoque en el medio ambiente.

La nueva constitución de la PAV también incluye ahora a los no católicos y a los no creyentes.

Esto no era lo que pretendía Juan Pablo II 

La ex miembro de la Pontificia Academia para la Vida (PAV), Judie Brown, ofreció duras críticas a los cambios.

“Como ex miembro de la Academia por 15 años, y entendiendo la visión del Papa Juan Pablo II como una estructura que trabajaría para enfocarse en el derecho inalienable a la vida, la dignidad de cada ser humano y las enseñanzas de la Iglesia a este respecto, estoy horrorizada por lo que hace la “nueva” academia”, dijo Brown a LifeSiteNews.

“Es despreciable pensar que la Academia se ha convertido en soldados de infantería de los progresistas en la Iglesia”, dijo. “Es impensable que el medio ambiente y las cuestiones de inmigración estén ahora en igualdad con el respeto y la protección de los seres humanos vulnerables que son amenazados y muertos diariamente en todo el mundo”.

“No sólo eso, sino que Paglia mencione escandalosamente que la Academia NO va a celebrar el documento más profundo de la Iglesia, Humanae Vitae, realmente dice mucho sobre lo que está sucediendo en el Vaticano en estos días”, agregó Brown. “No es bueno y me temo que San Juan Pablo II y el profesor Jeróme Lejeune están revolviéndose en sus tumbas. La Academia se ha perdido totalmente y agradezco a Dios todos los días que me fui cuando lo hice porque en este momento habría tenido que dimitir en protesta”.

Madise dijo que el nuevo enfoque de la Academia podría ser razonable, si su tarea principal ya hubiera sido cumplida.

“Sin embargo”, dijo, “con el aborto desenfrenado, que ha matado a más personas que todas las guerras registradas en la historia humana, y el uso generalizado de la anticoncepción, incluyendo formas abortivas, los problemas que motivaron la creación de la Academia están lejos de ser resueltos”.

“De manera trágica”, continuó Madise, “la maldad del aborto, el asesinato deliberado de niños inocentes, un crimen atroz que clama al cielo por castigo, parece recibir menos atención de la nueva Academia que la pobreza y el medio ambiente”.

Con las nuevas prioridades de la Academia, ella cuestionó quién sería la voz de la Iglesia en defensa de la vida frente al mayor ataque a la vida.

“Cuando perdemos de vista lo que es verdaderamente malvado, también perdemos de vista lo que es realmente bueno”, agregó Madise. “Si la Pontificia Academia para la Vida no da prioridad al aborto, que, según algunas estimaciones, ha causado la muerte de dos mil millones de niños inocentes, ¿quién lo hará? Si la Academia que se creó para protegerlos se mueve a otros problemas, ¿quién hablará en su defensa? “

“Muchos fieles católicos se sienten obligados a hacer algo, pero Nuestra Señora ya nos dio el plan para la victoria”, dijo Hichborn. “Debemos dejar de ofender a Dios, hacer penitencia, rezar mucho por el Santo Padre, rezar el Rosario todos los días y hacer los primeros cinco sábados de reparación”.

Hichborn también animó a participar en la próxima Conferencia Internacional sobre Control de Población, programada para presentarse por internet del 17 al 19 de octubre como un curso de acción para los católicos interesados.

“La Iglesia no debe ser pro-vida sólo en el sentido humanista que sólo busca el bienestar temporal de la humanidad, sino también debe ser “pro-vida eterna”, dijo Madise. Se necesita mucha oración por la Academia, para que pueda recuperar su verdadero propósito al servicio de la misión salvífica de Cristo para cada vida humana”.

[Traducción de Mónica Agustí. Dominus EstArtículo original]

Categories: Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *