Increíble pero cierto. Los miembros del sindicato de estudiantes del University College Dublin, fundada en el siglo XIX por el cardenal John Henry Newman, votaron a favor de la expulsión de su presidenta por defender posturas provida.

Si noticia, según el viejo adagio periodístico, es que hombre muerda a perro y no al revés; la destitución de Kati Ascough, presidenta del sindicato de estudiantes del University College Dublin, es noticia.

Sobre todo porque ese centro fue fundado por el cardenal John Henry Newman (1801 -1990) figura emblemática del catolicismo inglés en el siglo XIX, y además proclamado Beato por el papa Benedicto XVI. Y porque el motivo de la destitución es que Ascough es provida y se opone al aborto y los anticonceptivos.

La joven impidió que se publicara en el boletín de la Universidad una información relativa al aborto y al uso de píldoras abortivas en su revista universitaria.

Y las razones que dio no fueron morales (o no sólo morales) sino legales. Publicar dicho contenido habría sido ilegal y les podría haber costado un proceso penal, por eso ordenó la reimpresión del material divulgativo.

Casi el 70 por ciento de los estudiantes del sindicato votaron a favor de su cese

El resto de miembros del sindicato argumentaron que se había estado publicando material semejante durante décadas, a pesar de ser ilegal, y que por ello no tendrían que dejar de hacerlo.

Amy Crean, la instigadora del derribo de Ascough, se justificó diciendo que también se habían distribuido condones, algo también ilegal.

La votación, con un total de 6.611 votos, se cerró con un 69 por ciento a favor del cese y un 31 a favor de su permanencia.

FUENTE ACTUALL

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *