El culto a la Santa Muerte está de permanente actualidad en México, y así lo muestran los medios de comunicación, que publican de forma constante noticias relativas al mismo, ya sea por la difusión que tiene en muchos lugares del país, ya sea por los sucesos frecuentes que se asocian a él. La Iglesia de México reprueba este culto.

El culto a la Santa Muerte está de permanente actualidad en México, y así lo muestran los medios de comunicación, que publican de forma constante noticias relativas al mismo, ya sea por la difusión que tiene en muchos lugares del país, ya sea por los sucesos frecuentes que se asocian a él.

En torno a la celebración católica del Día de Todos los Santos y del Día de Todos los Fieles Difuntos, con las implicaciones que tienen para la cultura popular mexicana, se acentúan las actividades de los devotos de la Santa Muerte y su presencia pública. Este año también ha sido significativa la palabra de los pastores de la Iglesia Católica, advirtiendo sobre lo negativo de este culto. Recogemos a continuación algunas muestras de esta postura crítica.

Arzobispo de Antequera: imposible canonización

El diario El Imparcial ha recogido, en un artículo de Sayra Cruz, las declaraciones del arzobispo de Antequera (Oaxaca), monseñor José Luis Chávez Botello, que dijo que la Iglesia Católica jamás canonizará a la muerte como santo por no haber sido persona y por representar la visión y el mal.

“En primer lugar, la muerte no es santa; los santos son personas de carne y hueso que trataron de vivir bien con Dios, quienes se convirtieron en guías de la fe. La Iglesia nunca va a canonizar, nunca va a poner como modelo algo que no fue persona”, abundó el prelado en este contexto del Día de Muertos, cuando se dedica un día a la devoción a esta imagen.

El culto a la Santa Muerte ha servido para dividir, y más en algunas partes donde se observa más esta creencia emprendida por quienes están motivados por el mal y sacar ventajas, mencionó monseñor Chávez Botello, que también rechazó los templos, las capillas y los honores a esta imagen. “Son desviaciones y falta de información, carencia de ir a las raíces de la fe, de no tener sustento en lo que somos”, acotó.

Dijo que desde la fe el Día de los Difuntos es mucho más que la llegada de los seres queridos. “No perdamos la oportunidad en estas fechas, el agradecer la vida y el trabajo de ellos, porque de ellos seguimos, nos cuidaron, nos formaron y la mejor manera es cuidar las semillas que ellos dejaron: no destruyamos su herencia de valores”, pidió.

Obispo de Celaya: la Santa Muerte es ausencia de vida

El obispo de Celaya (Guanajuato), monseñor Benjamín Castillo, exhortó por su parte a los creyentes a festejar la vida en las celebraciones de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, tal como recoge Mauricio Ortiz en el diario AM.

Son fiestas cristianas, yo creo incluso que el Halloween empezó bien, y debe ser en torno a la vida, y no a la muerte. Las Fiestas de Todos los Santos, e incluso la gente lo llama ‘Todos Santos’, es un llamado a nosotros, a ser santos, se celebra el día primero, y al siguiente la celebración de los muertos, y es para celebrar la vida y no la muerte, porque ya participan plenamente en la vida de Dios; al morir, llegan a la vida eterna con Dios y ese es el centro de la celebración”, señaló.

Monseñor Castillo abundó en esta idea: “la Santa Muerte es la ausencia de vida, y por un lenguaje que se usó en la Edad Media, hablar de la Santa Muerte es ‘tenerla’, es vivir en paz con Dios, confesados. Debe cambiarse el contexto, debería ser una muerte santa”.

Se amparan en esto para hacer el mal, se encomiendan a la Santa Muerte, y no es una persona, no es un santo, es la carencia de toda vida. Han hecho una religión como si fuera una iglesia y se amparan las personas que andan en malos pasos. Debemos aclarar que Cristo no nos salvó con su muerte; su salvación llegó con el sacrificio, la prueba de amor al extremo, su vida entregada hasta la muerte, el mayor signo; dar la vida por amor”, concluyó el obispo

Diócesis de Aguascalientes: pecado contra la religión

La Iglesia Católica lanzó un llamado a no acudir a la procesión de la Santa Muerte que se llevará a cabo el próximo 3 de noviembre en calles de la colonia Insurgentes, en la ciudad de Aguascalientes. Los católicos que participen en esta procesión estarán incurriendo en un pecado contra la religión, advirtió el portavoz del Obispado, el padre Carlos Alberto Alvarado Quezada.

Según informa el medio Hidrocálido Digital, haciéndose eco del pronunciamiento de la Diócesis, los que son verdaderamente católicos-cristianos deben profesar fidelidad a su religión; de lo contrario, estarán atentando contra el primer mandamiento.

Además, la “Santa Muerte” es una devoción creada a una figura, no sustentada, a diferencia de los santos que forman parte del rito católico. Por lo tanto, la gente no debe dejarse llevar por ese tipo de prácticas de fanatismo, derivadas de la falta de arraigo en Dios. Incluso hay devotos de la Santa Muerte que argumentan que optaron por rendirle culto y caer en una serie de supersticiones para obtener “milagros”.

Hay quienes están plenamente convencidos de que si no consienten a la imagen, a través de una serie de rituales, corren el riesgo de hacerla enojar o revelarse, por lo que hay quienes hasta le ponen comida en sus altares. El hombre no puede cambiar a Dios, manifestó el sacerdote al reiterar su llamando a no participar en la mencionada procesión.

Por su parte la Iglesia emprenderá acciones para evitar que sigan creciendo ese tipo de devociones, a través de la evangelización y pastoral de la cultura, a fin de rescatar la cultura cristiana, manifestó el sacerdote. Finalmente señaló que no se puede poner a cualquier ídolo por encima de Dios, al margen de todo tipo de creencias, por lo que quienes se digan católicos nada tienen que hacer en la mencionada procesión en la que participarán diversos grupos cada vez más nutridos.

Sacerdote de Rioverde: una deformación de la fe

El sacerdote de Santa Catarina de Alejandría, en la ciudad de Rioverde (San Luis Potosí), el padre Juan Carlos Carrera Rodríguez, señaló que este culto es una deformación de la fe católica, pues reconoció: “todos son católicos, los que siguen este culto”. No obstante señaló: “la Escritura es muy clara en donde se dice que Cristo venció a la muerte y no tiene poder”. Lo leemos en Plano Informativo, en una noticia firmada por Alicia Limón.

Explicó que la muerte no es una personificación, sino una realidad que hay que vivir, un trance por el cual que hay que pasar. Sin embargo, en el culto se ha personificado este tránsito, “llamándole Santa Muerte”. Agregó: “sí, que el Señor nos conceda una santa muerte, un morir en paz, en tranquilidad, pero como culto es una deformación.

Carrera Rodríguez señaló que bíblicamente no tiene ninguna base, ni religiosa o histórica, y se inició como un culto “narco satánico” y ahora se ha difundido como un culto supersticioso igual que muchos otros.

Recomendó a los fieles católicos no acercarse a este culto y “no estar jugando a la fe”, puesto que hay elementos naturales y sobrenaturales que se vuelven peligrosos, debido a que, según los supersticiosos, “la personificación se las cobra y hay miedos que terminan en crisis.

El párroco manifestó que el culto no es algo sano y lo comparó con adicciones nocivas, existiendo personas que llegan a pedir ayuda en situaciones de crisis, ayudando a liberar, dar paz y tranquilidad.

Fuente InfoCatólica

Categories: Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *