Los encontramos infiltrados tanto en el magisterio con el Conare como en movimientos femeninos (Hijas del Pueblo) y culturales (Nueva Semilla), según informa el Ministerio del Interior

Para nadie es novedad que el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales, también llamado Movadef, de acuerdo con las pruebas recabadas en la operación Perseo del 2014, es la máscara detrás de la cual se esconde la sanguinaria organización terrorista Sendero Luminoso (Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso PCP-SL) que en 1980 asoló el país trayendo consigo caos y destrucción en aras de una revolución por lo pobres, curiosamente fueron estos los más perjudicados. Lamentablemente desde el año 2009 la organización fachada Movadef ha venido infiltrándose en diversos sectores. Son 34 colectivos de corte senderista en el país. La infiltración va desde el magisterio con el Conare hasta movimientos femeninos (Hijas del Pueblo) y culturales (Nueva Semilla).

Sendero Luminoso
Ilustración de El Comercio

Según ha informado El Comercio Waynakuna es una ONG que viene rastreando desde el 2008 el movimiento terrorista en el país. Su director, Luis Alberto Sánchez, explicó que la creación de los grupos anexos al Movadef es parte del Plan Amanecer de Sendero Luminoso.

“La primera fase fue la creación del Movadef y todo el aparato de propaganda para darse a conocer. La segunda fase fue esta creación de colectivos para infiltrarse en organizaciones sociales, sindicatos, universidades y demás. La tercera fase, en la que se encuentran ahora, es la búsqueda de exportar el ‘pensamiento Gonzalo’”, afirmó a El Comercio.

Además de haber participado en marchas como la del 8 de marzo por el Día de la Mujer, la del 1 de mayo por el Día del Trabajo y la del 17 de abril por el Día Internacional del Preso Político, están presentes en diferentes sectores y protestas sociales. Los infiltrados están en todas partes.

¿Cuál debería ser la respuesta católica?

Resultado de imagen para jóvenes comunistas peruanosNo se puede negar que en los 90 el terrorismo recibió un duro golpe, tan fuerte que representó un alto al movimiento comunista, sin embargo fue un alto momentáneo, la batalla no era ni de lejos una simple batalla armada, el problema de fondo siempre fue ideológico, haber atacado este problema con armas fue como cortarle la cola a una serpiente, ciertamente retrocederá y se esconderá pero luego volverá a salir y esta vez tomará las precauciones necesarias para atacar sin exponerse nuevamente. Sendero Luminoso se ha fortalecido en cuanto a ideologización y estrategia, sus militantes infiltrados consiguen cada vez más poder y adeptos.

A esto se le suma una sociedad debilitada por la revolución cultural; la inmoralidad liberal impuesta como norma de vida, ataca y destruye cada vez con mayor ensañamiento las tradiciones que alguna vez constituyeron e hicieron grande este país. La identidad peruana ha sido ferozmente mutilada por el indigenismo aplicado desde la más temprana edad a los peruanos en los colegios y universidades; con total desfachatez la historia ha sido contada en base a mentiras y calumnias sin que nadie pueda ponerle un alto. La juventud está cada vez más sumergida en una vorágine decadente de idiotización mediante la explotación de sus sentimientos y pasiones.

¿No es momento, acaso, de aplicar con mayor énfasis el mandato de nuestro Señor cuando nos ordena: “Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo“?

Resultado de imagen para Papa leon xiiiHoy más que nunca, el católico debería tener clarísimo que el comunismo por su naturaleza, por su origen y por sus actuaciones es completamente contrario a lo que es la Iglesia, a Cristo su fundador y a la moral cristiana. Execrar incluso aquellas pretensiones que buscan cristianizar este pensamiento demoníaco; podemos constatar incluso que en esto último han habido varios clérigos involucrados traicionando así a la Iglesia que los acogió y a los fieles que embaucaron.

Oportuno es recordar las palabras del Papa León XIII en la Encíclica “Quod Apostolici Muneris” en donde se definía al comunismo marxista como una “mortal enfermedad que se infiltra por las articulaciones más íntimas de la sociedad humana, poniéndola en peligro de muerte”. Del mismo modo el Papa Pío XI en la Encíclica “Divini Redemptoris” definió al comunismo marxista como intrínsecamente perverso, y no se puede admitir que colaboren con el comunismo, EN TERRENO ALGUNO, los que quieran salvar de la ruina la civilización cristiana”.

Resultado de imagen para Papa Pio XI condenando el comunismoEn el mismo documento, el Papa Pío XI denuncia que se realiza en favor del comunismo “una propaganda realmente diabólica como el mundo tal vez nunca ha conocido”Esa propaganda echa mano no sólo de la mentira sino también de la simulación, del trabajo de zapa y hasta de la introducción de Caballos de Troya ideológicos. Así, por ejemplo, los revolucionarios, “con diversos nombres que carecen de todo significado comunista, fundan asociaciones y publican periódicos cuya única finalidad es la de hacer posible la penetración de sus ideas en medios sociales que de otro modo no les serían fácilmente accesibles”.

De igual forma el Papa Pío XII autorizó a la Congregación para la Doctrina de la Fe a excomulgar a cualquier católico que militara o apoyara al Partido Comunista. Antes de excomulgar a los comunistas, Pío XII había señalado en su correspondencia con el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt el peligro que la Iglesia veía en la expansión de la Unión Soviética, y había combatido su ideología. Después de la guerra, el Santo Oficio condenó el comunismo marxista el 1 de julio de 1949 y excomulgó a sus seguidores. En la misma línea insistió en el deber de los cristianos de dar su voto a personas de segura fe católica.

Resultado de imagen para Papa Pio XiiEl horror revolucionario ha conseguido en medio siglo 100 MILLONES de personas asesinadas por las dictaduras totalitarias, la guerra civil española mató a 12 obispos, 4.184 sacerdotes, 300 monjas, 2.363 monjes, según números estimados por el historiador Hugh Thomas. No se puede uno llamar católico y amigo de este pensamiento, el Papa Pío XI en su encíclica Quadragesimo Anno aseguró que “Socialismo religioso, socialismo cristiano, implican términos contradictorios: nadie puede ser a la vez buen católico y verdadero socialista”. No podemos permitir por ningún motivo que para solucionar la injusticia de los pobres se aplique otra injusticia como la violación de la propiedad privada, eso no es otra cosa que robo. La propiedad privada asegura a los hombres la libertad y el derecho a su trabajo para la supervivencia y el bien de la familia. Ella no puede ser quitada por el Estado, pues es un derecho natural de los hombres. El Papa Pío IX dijo al respecto que: “tal es la nefanda doctrina del comunismo contraria al derecho natural, que una vez admitida, echa por tierra los derechos de todos, la propiedad, la misma sociedad humana “(Encíclica Qui pluribus, 1846)

El católico peruano de hoy debe estar atento a este problema y combatirlo con todos los medios necesario, educar a sus hijos en los valores tradicionales y denunciar el menor avistamiento de tan funesta ideología. O desmantelamos la reorganización senderista AHORA, o estamos condenados a revivir la etapa más terrible de nuestra historia. Y no basta actuar en el ámbito policial, sino también trabajar con la juventud en el campo ideológico. Formemos círculos de formación intelectual y demos batalla a este problema. Que Dios nos guarde y nuestra Señora nos ayude a combatir esta guerra contra la revolución.

Categories: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *