El viento sopla donde quiere, dice la Escritura. Sobre todo si se ayuda con helio. Eso es lo que hacen cristianos surcoreanos al enviar Biblias a la férrea dictadura comunista del Norte, donde hay 50.000 cristianos detenidos en campos de concentración.

Corea del Norte es un país oficialmente ateo que progresivamente registra un número creciente de devotos. Open Doors, una organización que apoya a cristianos oprimidos alrededor del mundo, ha informado nuevamente de que el país asiático encabeza por decimoquinto año consecutivo la lista de los diez países donde los cristianos sufren mayor persecución. 

Asimismo, el informe apunta a que Corea del Norte es el único país de los diez primeros donde no existe el extremismo islámico.

David Curry, presidente de Open Doors, ha asegurado que hay al menos 50.000 cristianos detenidos en los campos de concentración del país sobre un total de 300.000 fieles que forman parte de la comunidad cristiana clandestina en una población de más de 25 millones de personas.

Mujeres católicas rezando en Corea del Norte.

En este duro contexto en el que la religión cristiana es perseguida, un grupo de misioneros, organizaciones no gubernamentales y activistas políticos han ingeniado nuevas formas de infiltrar a Corea del Norte textos sagrados que, aunque teóricamente son permitidos según indica el artículo 12 de la constitución del país, son extremadamente peligrosos dentro de la opresiva dictadura de la dinastía Kim.

Uno de los métodos más creativos que comenzó a utilizarse con frecuencia en la década del noventa es el “globo bíblico”, según ha informado Infobae.

Cientos de globos de helio, que llevan dentro la Palabra de Dios, viajan desde varios puntos de Corea del Sur a través de las herméticas fronteras del país comunista

En la noches de poco viento y de cielo oscuro, cientos de globos llenos con helio viajan desde varios puntos de Corea del Sur a través de las herméticas fronteras del país comunista. Llevan dentro la Palabra de Dios escrita en coreano o pen drives que contienen los textos completos del Nuevo Testamento.

Por su parte, Voice of the Martyrs Korea (“Voces de los mártires” de Corea), una ONG que propone expandir el Evangelio en la península coreana, lanza periódicamente globos con un diámetro de hasta 12 metros llenos de Biblias y un dispositivo GPS para coordinar su caída en zonas rurales con la esperanza de que al menos uno de los textos sea hallado.

No obstante, las maniobras anteriormente descritas para propagar el cristianismo son de alto riesgo. Si las autoridades norcoreanas no logran derribar los globos, quién sea detectado levantando sus contenidos puede ser inmediatamente detenido.

Las ventajas de la nuevas tecnologías

Para minimizar el riesgo, los activistas han adoptado nuevas tecnologías con el paso del tiempo. En algunos casos los globos han sido reemplazado por drones, que pueden dirigirse manualmente y tienen la ventaja de no depender del viento.

Por su parte, las biblias se están diseminando cada vez más en forma electrónica y no impresa, lo cual permite ocultar su contenido con más discreción.

Según Vernon Brewer, fundador y presidente de la organización cristiana World Help (“Ayuda mundial”), los métodos de ‘contrabando’ en Corea del Norte deben ser continuamente reinventados.

“Las biblias se imprimen en otro país y luego son tomadas y distribuidas secretamente en Corea del Norte, por lo general algunas a la vez,” señala.

Brewer: “La gente que contrabandea biblias tiene que ser extremadamente cuidadosa, modificando su ruta y tomando otras precauciones para evitar ser atrapada”

A lo que añade: “La gente que contrabandea biblias tiene que ser extremadamente cuidadosa, modificando su ruta y tomando otras precauciones para evitar ser atrapada”.

El presidente de World Help cuenta que la versión más popular son los pequeños Nuevos Testamentos “porque caben en la palma de tu mano y pueden ser fácilmente intercambiados durante un apretón de manos o dejados en lugares estratégicos para que la gente los encuentre”.

Otro método de contrabando no muy común es a través del turista, pese a que las compañías turísticas advierten el peligro que implica llevar cualquier texto religioso que podría fomentar el proselitismo.

Una razón fundamental por la cual Corea del Norte se opone vehementemente a la religión cristiana es por su incompatibilidad con la filosofía Juche, la ideología oficial del país que la dinastía Kim ha utilizado para justificar su dictadura y la transferencia hereditaria del poder.

Corea del Norte es la dictadura más férrea del mundo / Corea del Norte

Desde 2001, el año en que Kim Jong-il supervisó una reforma esencial de la idea Juche, su filosofía reza que para progresar, el individuo debía pertenecer a una institución que, a su vez, solo podía triunfar bajo el liderazgo de un Líder Supremo.

FUENTE ACTUALL

Categories: Mundo

Leave a Reply