Una empresa lituana de ropa usó modelos maquillados como Jesús y María para publicitar sus prendas de vestir. Además, en las imágenes había alusiones para que no hubiera ninguna duda de a qué figuras estaban representando. 

Una empresa lituana de ropa usó modelos maquillados como Jesús y María para publicitar sus prendas de vestir. Además, en las imágenes había alusiones para que no hubiera ninguna duda de a qué figuras estaban representando.

No se puede prohibir el uso de las imágenes de Jesús ni de la Virgen en publicidad, porque sería una restricción a la libertad de expresión, garantizada por la Convención para la tutela de los derechos humanos.

Lo ha establecido la Corte Europea de Estrasburgo, que ha acogido el recurso presentado contra Lituania por una empresa textil, la Sekmadienis Ltd, que entre septiembre y octubre de 2012 publicitó sus productos con fotografías de modelos maquillados como Cristo y la Virgen María, según ha publicado Il Corriere della Sera.

Las imágenes se habían difundido con carteles y en publicidad online, pero unos días después la Autoridad lituana para la defensa de los ciudadanos recibió varias denuncias de ciudadanos que se sentían ofendidos por esa publicidad. Por ese motivo se activó la Agencia de concesión de la publicidad, otra autoridad gobernativa, que percibió violaciones a los límites sobre la decencia y el respeto de las religiones e impuso la retirada de la campaña.
Según el tribunal “la publicidad no parecía ofensiva o profana de manera gratuita, ni atacaba ninguna religión en particular de manera injustificada u ofensiva”

La empresa, después de haber recorrido todos los escalafones jurídicos de Lituania sin éxito, se dirigió a la Corte europea de los Derechos Humanos que ahora le ha dado la razón. La cuarta sección de la Corte, presidida por la juez Ganna Yudkivska, ha considerado que también en la publicidad se debe aplicar el principio de la libertad de expresión y ha condenado a Lituania a reembolsar a la empresa la multa que tuvo que pagar (580 euros) y cualquier otro daño pecuniario sufrido por la injusta eliminación de la publicidad.

Según la sentencia, “la publicidad no parecía ofensiva o profana de manera gratuita, ni incitaba al odio por motivos religiosos, ni atacaba ninguna religión en particular de manera injustificada u ofensiva”. Aunque en las imágenes se veía a los dos modelos con una especie de aureola en la cabeza, en posturas semejantes a cierta simbología cristiana, y frases del tipo “Jesús, ¡qué pantalones!”, “Jesús y María, ¡qué estilo!” o “María, ¡que vestido!”.

FUENTE ACTUALL

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *