El TSJ de Valencia avala el derribo de la Cruz de Callosa pero pide que se guarden los trozos

El Tribunal valenciano emite dos resoluciones contradictorias entre sí que no resuelven el conflicto creado contra la Cruz de Callosa de Segura. La Asociación Española de Abogados Cristianos recurrirá la decisión porque “no tiene ningún sentido” permitir el derribo y conservar las piezas por si acaso.

La sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha dictado dos resoluciones en las que autoriza al Ayuntamiento de Callosa de Segura (Alicante) a concluir los trabajos de retirada de la Cruz de los Caídos y el pedestal ubicados en la plaza de la Iglesia del municipio. A contrario sensu, ordena que se conserve la cruz hasta que se dicte una sentencia firme que fije “definitivamente” su destino.

La retirada de la cruz se llevó a cabo en la madrugada del pasado 29 de enero, bajo un importante despliegue de seguridad para evitar incidentes ya que desde el 26 de diciembre de 2016, un total de 401 días, permanecían concentrados junto a ella miembros de la Plataforma en Defensa de la Cruz. Durante el dispositivo, dos personas, un hombre y una mujer, fueron detenidos por supuestamente alterar el orden público.

Doce horas después del derribo, el TSJCV ordenó al Ayuntamiento de Callosa del Segura “el cese inmediato de los trabajos de destrucción/retirada de la Cruz de los Caídos, y/o su traslado a cualquier lugar” al estimar un recurso de la Asociación Española de Abogados Cristianos.

Ahora, en sus resoluciones, el alto tribunal valenciano ha levantado las medidas cautelarísimas acordadas, rechaza adoptar las medidas cautelares pedidas por la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Cruz e impone al Ayuntamiento la obligación de custodiar adecuadamente todos los elementos del monumento para que sea “perfectamente viable” la reconstrucción del conjunto si la Justicia, cuando resuelva el fondo del pleito, da la razón a entidad recurrente.

La portavoz de la Asociación Española de Abogados Cristianos Polonia Castellanos, ha adelantado que van a interponer un nuevo recurso contra las decisiones adoptadas hoy por el TSJ de Valencia.

“La decisión del TSJ de Valencia no tiene ninguna coherencia ni sentido”, explica Castellanos, ya que permite la destrucción de un monumento para indicar a continuación que se guarden los trozos a la espera de la sentencia definitiva.

“Destrucción” y “deconstrucción” de la Cruz de Callosa

Según ha informado el TSJCV, los magistrados entienden que la retirada de la Cruz no produce daños irreparables; que no concurre el requisito legal de peligro en la ‘mora procesal’, ya que “no se está produciendo (por lo que se conoce), ni puede producirse, una destrucción del conjunto de los elementos que componen la Cruz, sino una deconstrucción, que debe hacerse con cuidado”.

Para ello, requiere “especialmente” a la Administración, no solo en lo que se refiere al desmontaje, sino también su custodia con el objeto de que, en el supuesto de que definitivamente triunfara la tesis de la Plataforma Ciudadana, pueda reconstruirse “a costa de la corporación” municipal.

En este sentido, Castellanos reprocha que el TSJV no haya tomado en consideración unas alegaciones previas en las que se requería que la custodia de los trozos del monumento “en un sitio decente, no como ahora, que está en un lugar expuesta a actos vandálicos”, explica.

“No se entiende por qué la Administración, que había esperado dos años para proceder al desmontaje de la Cruz no puede esperar dos días, que eran los que quedaban para resolver la apelación”, dice el auto

En concreto, el TSJV ha rechazado la petición para que la Cruz sea depositada en una nave cerrada y con vigilancia electrónica. Al tribunal, “le parecen suficientes las prevenciones que de cuidado y custodia se han impuesto a la administración, mientras dura el proceso”, ta y como recoge Europa Press del auto.

Según ha denunciado la plataforma, la cruz fue depositada a la intemperie en el patio del Museo del Cáñamo de Callosa de Segura:

El juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Elche está pendiente de juzgar si la supresión de la Cruz vulnera o no el derecho a la libertad religiosa; si la Cruz es un símbolo religioso o un elemento de justificación de una dictadura y de determinar la relación que pueda existir entre la declaración de monumento histórico-artístico de la Iglesia Parroquial de San Martín y la llamada Cruz de los Caídos.

FUENTE ACTUALL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *