El Papa ha firmado de nuevo la disolución de una orden, la belga Fraternidad de los Santos Apóstoles, creación del entonces Arzobispo de Malines-Bruxelles y primado de Bélgica, André Léonard.

Fue fundada en 2013 y apuntaba a la llamada “reforma de la reforma” que animaba el Papa Benedicto XVI. Inspirada en el carisma del sacerdote francés Michel-Marie Zanotti- Sorkine, es una historia de éxito. En un país especialmente afectado por la descristianización, en una época en la que la crisis de vocaciones sacerdotales alcanza unos niveles de ‘alarma roja’, contaba ya con seis sacerdotes y 23 seminaristas. Uno podría pensar que no es tan alta la cifra, sin embargo, poniéndonos en el contexto de las cifras vocacionales en la zona francófona de Bélgica donde el año pasado ingresaron al seminario exactamente cero aspirantes, pues, es bastante.

La fraternidad ha corrido la misma suerte que su fundador, un primado que no fue honrado con el cardenalato y al que se aceptó el retiro en cuanto cumplió 75 años, lo que es canónico pero excepcional, para ser sustituido por De Kesel -este sí nombrado cardenal-, un ‘protegido’ del poderoso Cardenal Daneels, la persona que presume abiertamente en un libro haber gestionado la ‘mafia de Sankt Gallen’ para elegir a Jorge Bergoglio como Papa queriendo evitar a Ratzinger.

Resultado de imagen para Fraternity of the Holy Apostles in Brussels, Belgium
Sacerdotes de la Fraternidad de los Santos Apóstoles junto a numerosos fieles solicitando no se les disuelva

De las primeras medidas tomadas por De Kesel al ocupar su nuevo cargo fue, precisamente, terminar con la presencia de la fraternidad en la capital belga. La razón aducida era que muchos de sus seminaristas eran de nacionalidad francesa y que, por ‘solidaridad episcopal’, era mejor que volvieran a sus diócesis de origen.

La excusa es, además de inverosímil, sorprendentemente débil, ya que en el seminario nacional de Namur, de 80 seminaristas, solo 25 son belgas y, sin embargo, no se aplica el mismo principio en este caso.

Un grupo de laicos recurrió entonces la decisión de De Kesel a la Congregación para el Clero, que falló, aparentemente sin aportar motivos, a favor de la decisión del nuevo arzobispo, confirmando el decreto de disolución de la fraternidad.

Una nueva apelación llevó el caso al ‘tribunal supremo’ de la Iglesia, la Signatura Apostólica. Para entonces ya no estaba en la Signatura el Cardenal Raymond Leo Burke, sustituido por mons. Dominique Mamberti.  La causa fue aceptada por el Promotor de Justicia y la audiencia, de la que tanto esperaban los defensores de la fraternidad, estaba prevista para el otoño pasado. Pero el 25 de noviembre llegaba una carta de la Signatura dando por cerrada la causa sin haberse juzgado.

El prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella, había elevado a Su Santidad el decreto de disolución. El Papa Francisco ha firmado, finalmente, disolviendo una de las ordenes más dinámicas y fructíferas de una Iglesia, la europea, que languidece por falta de sacerdotes.

Categories: Iglesia

One comment

El Papa disuelve la Fraternidad de los Santos Apóstoles, la de mayor crecimiento de Bélgica

Leave a Reply