Si la vieja China comunista tuvo a un Gran Timonel, la China anfibia del siglo XXI (mitad comunista, mitad comunista) tiene a Xi Jinping que, con la acumulación de poder y el culto a la personalidad, parece emular a Mao. Estas son las diez claves del nuevo emperador rojo.

Xi Jinping consolida su poder y su futuro más allá de 2022 con un nuevo Politburó sin rivales que le puedan hacer sombra ni ahora ni en futuro próximo.

En el recientemente clausurado XIX Congreso del partido en Pekín, Jinping – presidente de China y secretario general del Partido Comunista de China (PCCh)- nombró a cinco nuevos miembros en sustitución de los que se jubilan del Comité Permanente.

Xi Jinping (tribuna) junto a miembros del Comité Permanente. Imagen: EFE/ How Hwee Young.
Xi Jinping (tribuna) junto a miembros del Comité Permanente. Imagen: EFE/ How Hwee Young.

La avanzada edad de los nuevos miembros ha suscitado más que rumores sobre los posibles planes de Xi Jinping para enrocarse en el poder más allá de 2022, lo que supondría romper la norma de dos mandatos de cinco años cada uno.

Pero no todo ha sido un camino de rosas para el nuevo ‘emperador’ chino.

1. Su padre luchó codo con codo junto al ‘Gran Timonel’, Mao Zedong

Nacido en 1953, es hijo de Xi Zhongxun, ex viceprimer ministro de China y uno de los fundadores de la guerrilla comunista que operó en el norte de China contra el Kuomintang.

Cartel propagandístico de Mao con Stalin, Lenin, Engels y Marx a sus espaldas.
Cartel propagandístico de Mao con Stalin, Lenin, Engels y Marx a sus espaldas.

2. “Hacerse más rojo que nadie”

Pese a su condición de ‘príncipe rojo’ –hijo de un gerifalte comunista-, Mao Zedong le mandó a un capo de reeducación donde pasó siete años de su juventud. En la actualidad es un lugar turístico y explotado como culto a su personalidad. Según el reconoce, de aquella experiencia aprendió a “hacerse más rojo que nadie”, es decir, a sobrevivir en la sociedad china.

3. Es ingeniero químico

Tras dejar el campo donde estuvo recluido, estudió ingeniería química en la Universidad de Tsinghua, en Pekín. También obtuvo en la misma universidad el doctorado en teoría marxista en la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales.

4. Afiliado al Partido Comunista desde los 20 años

Se afilia en 1974. Tras unos años en los rangos inferiores, escaló puestos en provincias costeras como Fujian y Zhejiang. Llega a Shanghái en 2007 y fue nombrado secretario general del partido en 2012.

5. Llevó a cabo una campaña anticorrupción que le sirvió para ‘depurar’ rivales

El endurecimiento de las penas por corrupción ha sido utilizado para eliminar voces discordantes en el seno del partido y así allanar su camino a la reelección.

1.700 iglesias han sido demolidas por las autoridades en los últimos dos años

6. El Mao del siglo XXI

La inclusión del “pensamiento de Xi Jinping” en la Constitución china significa comparar a su figura con Mao Zedong o Deng Xiaoping. Jinping ahora está en los altares del comunismo chino. Se alza por encima de la memoria de los ex presidentes Hu Jintao y Jiang Zeming

Ha fortalecido los resortes de poder para hacerse ‘intocable’. Los lugares de su juventud se han convertido en lugares de peregrinaje.

7. Férrea censura de Internet

Desde la llegada de Xi Jinping, cualquier tipo de crítica que amenace con desestabilizar al régimen, ha sido reprimida despiadadamente. Ejemplo de ello es la censura para búsquedas internacionales o el cierre de páginas de grupos disidentes, como los cristianos.

8. Quiere acabar con el cristianismo en China

El Partido Comunista de China tiene como objetivo acabar con el cristianismo en el país. El Gobierno chino quiere reemplazar a “Cristo como la cabeza de la iglesia con la sumisión al Partido Comunista”, dijo el ministerio cristiano. Los cristianos suman casi 100 millones de personas.

Nada menos que 1.700 iglesias en China han sido demolidas por las autoridades en los últimos dos años y muchos cristianos han sido atacados por funcionarios del Gobierno. Algunos incluso han sido golpeados y encarcelados

9. Está aprovechando la pérdida de liderazgo de Occidente desde la crisis financiera de 2008

La retirada como potencia dominante de Estados Unidos en aspectos como la defensa férrea de la globalización o la lucha contra el cambio climático está siendo utilizada sabiamente por Xi Jinping para presentar a China como nuevo motor mundial en esos dos aspectos.

10. Quiere convertir a China en una superpotencia mundial para mediados de siglo

Xi Jinping lo tiene claro: con Mao, China se hizo independiente y soberana; con Deng Xiaping se hizo rica, y ahora con él se hará fuerte. Quiere que el ‘gigante asiático’ sea una superpotencia en poco más de 30 años, lo que supone tener una gran influencia a nivel cultural, político y militar. Es de esperar una colonización cultural en los próximos años al igual que hizo Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial.

Soldados del Ejército chino durante un desfile. Imagen: EFE.
Soldados del Ejército chino durante un desfile. Imagen: EFE.
Esta proyección para mediados de siglo estará cimentada bajo los principios de su pensamiento.

Los principios más polémicos del pensamiento de Xi Jinping

La nueva cosmovisión del ‘Mao del siglo XXI’ está planteada para llevar a China al poder mundial a mediados de siglo.

Algunos de los planteamientos son hacer ver que la sociedad gobierna el país (y no el Politburó), defender los valores socialistas, controlar totalmente el Ejército por el Partido o continuar con el concepto de “un país, dos sistemas” y seguir con la reunificación nacional (Hong-Kong y Taiwán, escollos últimos para la unión total).

FUENTE ACTUALL

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *