El actor Frank Stephen dio un poderoso discurso ante el Subcomité de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y el Comité de Educación del Congreso de EE.UU para pedir investigación sobre el Síndrome de Down e implorar la desaparición de las soluciones finales a los fetos con este trastorno genético.

El actor Frank Stephen dio un poderoso discurso ante el Subcomité de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y el Comité de Educación del Congreso de EE.UU para pedir investigación sobre el Síndrome de Down e implorar la desaparición de las soluciones finales a los fetos con este trastorno genético.

Stephen compareció ante la Cámara de Representantes, no como científico, sino como ciudadano con Síndrome de Down y por tanto, conocedor del tema.

Stephen defendió que su vida «merece la pena ser vivida» contrario a lo que piensa un grupo de la sociedad, que no apuesta por «investigaciones sobre el síndrome de Down» y en su lugar prefiere abortar aquellos embarazos en los que el feto sufra el trastorno. «Esa solución está diciendo que la gente como yo no debería nacer».

A pesar de que como él mismo ha dicho en su conmovedor discurso, no tiene «que justificar» su existencia, ha querido enviar un mensaje a esas personas que cuestionan la existencia de gente con Síndrome de Down.

«Somos un milagro médico para la sociedad, una guía para investigaciones médias sobre el cáncer, el Alzheimer y los trastornos del sistema inmunológico». La investigación de las enfermedades en pacientes con Síndrome de Down podría ser clave, según Stephen, para hallar una respuesta al Alzheimer. «No puedo deciros lo que significa eso; es posible que este ladrón robe algún día mis recuerdos.»

«Le estamos dando al mundo una oportunidad de pensar sobre la ética de elegir a los humanos que tienen la oportunidad de vivir» dijo. «¿Realmente no hay lugar para nosotros en el mundo?»

El actor ha recuperado un estudio de la Universidad de Harvard sobre la felicidad de las personas con Síndrome de Down. «Nosotros y nuestras familias somos más felices que el resto de la gente» antes de pedir fondos para la investigación del Síndrome de Down. «Busquemos respuestas, no ‘soluciones finales’. Hagamos que nuestro objetivo sea terminar con el Alzheimer, no con el Síndrome de Down»

Sus palabras han resonado en la sala y han reabierto el debate sobre las políticas abortistas. 1 de cada 1.000 nacidos vivos tienen Síndrome de Down, y más de 5 millones de personas en el mundo tienen este cromosoma extra. En España la cifra es de 42.000 personas y ha bajado en los últimos años (de 306 nacidos en 2012 a 269 en 2015) convirtiéndose en el país del mundo en el que nacen menos personas con Síndrome de Down.

Categories: Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *